SENDERO POLÍTICO El falaz “paralelismo” Clinton – Zavala

Por: José Cruz Delgado

La ambición de la familia Calderón por reeditar su estancia en Los Pinos ha llegado al exceso grotesco de pretender, aunque entrelineas, equiparar las posibilidades en la contienda por la presidencia de la ex primera dama estadounidense, Hillary Clinton, con el apetito de poder de Margarita Zavala.

La tibieza con la que los Calderón deslizan esa idea en la opinión pública, deja en evidencia lo ramplón del comparativo. Desde 2015 algunos comentócratas ya hacían estos paralelismos, y la autoría de esa broma macabra quedó develada con la presencia de Zavala –anunciada a través de su cuenta de Twitter- en la Convención del Partido Demócrata que ungió a Clinton como su abanderada.

Después de ello han seguido diversas publicaciones en las redes sociales del ex presidente Calderón respaldando a la candidata Hillary, con la pretensión intensamente señalada de asociar el trending en la opinión pública favorable a la estadounidense, a las intenciones presidenciales de su esposa.

Lo único que une a Zavala con Clinton es su condición de ex primeras damas puesto que ni el desempeño de sus maridos como presidentes, ni la trayectoria política, ni las posiciones ideológicas; son denominadores comunes de ambas.

El sexenio de Felipe Calderón fue un período nefasto para el país caracterizado por la crisis de seguridad y el magro desempeño de la economía. En cambio, las dos administraciones de Bill Clinton significaron para Norteamérica el lapso de crecimiento económico más largo de la historia de aquel país -120 meses de expansión-, mismo que fue acompañado de disciplina fiscal y de prosperidad.

Las dificultades por las que atravesó la pareja presidencial durante la estancia de Bill Clinton en la Casa Blanca derivado de su infidelidad pública, así como las peripecias que causó el escándalo del servidor de correo de Hillary, resultan nimiedades frente a las fastuosas escenas de corrupción que han involucrado a Margarita Zavala.

Algo deben significar para la pretendida aspirante presidencial panista los nombres de Matilde Altagracia Gómez del Campo, prima de la ex primera dama y absuelta con cuestionamientos por el caso de la guardería ABC pese a ser socia de la misma; así como el nombre de Hildebrando Zavala Gómez del Campo, hermano de Margarita Zavala y beneficiario de contratos millonarios otorgados de manera opaca por PEMEX a sus compañías durante la gestión de Felipe Calderón al frente de la Secretaría de Energía.

Pero también hay poco que contar sobre las coincidencias entre las posiciones políticas del partido en el que milita Hillary en relación con las que abandera el instituto al que está afiliada Margarita. El primero podría decirse que se trata de un partido liberal de centro, mientras que las posturas del PAN lo colocan en algunos casos en la extrema derecha. ¿O acaso el calificativo de “indios desarrapados” expresado por Diego Fernández de Cevallos hacia los zapatistas, no se asemeja más a los exabruptos racistas del republicano Donald Trump, opositor a Clinton?

Si la apuesta a la desmemoria por parte de los Calderón resulta un insulto para los mexicanos, la sola insinuación de que existen paralelismos entre Zavala y Clinton es una broma corriente. La primera no ha podido presentarse a una sola elección, mientras que la segunda ha ganado ya un escaño en el Senado de su país a través de los votos de la ciudadanía. Hay pues un mar de diferencia entre ambas mujeres, el cual las pondrá a cada una en el lugar que se merecen en la historia de sus respectivos países.

Be the first to comment on "SENDERO POLÍTICO El falaz “paralelismo” Clinton – Zavala"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*