Los capos del imperio de la mafia nini

Culiacán se ha convertido en una ciudad del hampa organizada nini, donde “los plebes de 20” se matan abriendo caminos con rifles de manufactura alemana

 

BLAS A. BUENDÍA

blasalejo@yahoo.com

 

Este hecho pone en duda la calidad del futuro de toda una generación. Es por eso que cuando menos el gobierno mexicano, ha creado una serie de programas para apoyar a esos jóvenes que viven en desgracia en una tan difícil situación de crisis que han sido coptados irremediablemente por el crimen organizado.

Si bien hasta varios corridos ya hacen mención de “la generación perdida”, donde se trataratea la letra: “Y No somos niños ni viejos sino todo lo contrario…”, el panorama de la Educación en México es un tema difícil de abordar, sobre todo cuando se trata de jóvenes.

Múltiples factores impiden que los chavos mexicanos continúen con sus estudios y puedan conseguir un trabajo. ¿Qué pueden hacer los padres al respecto? Actualmente, México ocupa los primeros lugares en porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan, mejor conocidos como “ninis”.

Según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), 22.1% del total de mexicanos de entre 15 y 29 años se encuentra en esta situación, además, las mujeres son las más afectadas, pues el número de chicas sin ocupación es 4 veces mayor que el de los varones.

El mismo estudio afirma que menos de la mitad concluyó la secundaria, y  aunque esta cifra ha mejorado en comparación con el 2005, sigue siendo alarmante el índice de personas jóvenes que no ejercen una actividad fructífera para su futuro. 

 

Causas y consecuencias 

Algunos de los principales factores que no favorecen la presencia de ninis son:

  • La falta de oportunidades para ingresar a los niveles superiores de educación
  • Poca motivación para continuar sus estudios
  • Falta de recursos para sostener los gastos de la escuela o la familia
  • Problemas de embarazos no deseados y de drogadicción a grado de cometer homicidios dolosos

Estas situaciones generan dificultades económicas, sociales y emocionales entre los jóvenes. Se ven más propensos a contraer enfermedades como depresión, o recurren a realizar actividades ilegales como robar.

Además, el país sufre afectaciones económicas ya que un quinto de la población no moviliza dinero. Los países que superan a México en porcentaje de ninis son: España (22.7%), Grecia (24.7%), Italia (26.9%), Turquía (29.8%) y Chile (19%), lo que se considera que son potencializadores de este fenómeno social.

Ellos también sufren problemas financieros, donde uno de los factores es el rezago de esta población económicamente no activa.

Actualmente, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha dedicado esfuerzos al combate de la deserción escolar; se han creado programas en los que se involucra a maestros, padres y alumnos para reducir el número de ninis en el país.

Los padres comprenden la importancia de orientar a sus hijos por un camino donde la educación sea la premisa básica para su pleno desarrollo. No sólo en el ámbito académico o profesional, sino en todos los ámbitos de la persona. Recordemos que de ello depende su calidad de vida y su futuro, un futuro incierto, una vida desperdiciada.

“Y No somos niños ni viejos sino todo lo contrario”, es el cántico de una balada hecha propiamente para este sector de jóvenes que lejos de alcanzar un horizonte de vida adecuada, se tiran al vicio y haciendo creer que ya son personas con talento maduro.

Si bien los usos y costumbres de los jóvenes que han integrado una gran población de chavos banda, el hecho de haber abandonado la diversión del Nintendo, sus acciones de adrenalina rebasan hasta los peligros al ser absorbidos por el narcotráfico.

En el estado de Sinaloa, por citar un ejemplo, se han observado cuadros conmovedores donde los ninis andan muy fuertemente armados patrullando calles y avenidas.

Culiacán se ha convertido en una ciudad del hampa organizada donde “los plebes de 20” se matan abriendo caminos con rifles de manufactura alemana.

“Cuando los ninis se mueven no es para felicitar…, es para hacer pedazos al extraño enemigo. Rafaguearlos, desaparecerlos del mapa…”

El o los capos del hampa organizada han creado su autogobierno especialmente en Sinaloa ya que el narcotráfico los ha dotado de recursos que hasta presupuesto tienen para adquirir el armamentismo necesario y ser utilizado en casos de apremio.

Muchos ninis a pesar de tener “pinta de fresas”, ya piensan más que un adulto, es decir, cuando son dominados por el “patrón”, éste en congratulación invita las cervezas; aquéllos felices y contentos por “chocar cristales”, patrullando la ciudad para abatir al extraño enemigo.

“Dormimos con la pechera y el cuernito por un lado “, refiere Dany, un chavo que se salió de su casa por maltrato familiar para integrarse a la generación perdida de jóvenes ninis, que ni estudian ni trabajan, sino todo lo contrario, siembran zozobra y muerte, bajo las órdenes de los científicos de la droga.

Confiesan que dentro de su autogobierno, prefirieron cerrar el “departamento de quejas desde hace un buen rato”, y revelan que cuando ven el peligro acercarse, “atacamos como hormigas y los hacemos pedazos”.

Dentro de su código surge una sinergia de “respetar” a la gente buena, pero si observan algo extraño en ellas, “vamos por ellos para exterminarlos. Nosotros no fallamos, somos como un reloj suizo… vamos por lo que vamos… la justicia somos nosotros, no hay más código la mano de nuestra justicia…”

La empresa es el centro de actividades de los ninis quienes tienen que obedecer órdenes del (os) “patrón” (nes), sujeto que se distingue por su educación, barba crecida; otros andan rasurados y bien trajeados.

Un toque al muy estilo Tony Montana, ese personaje de ficción que sugestiona en la emisión fílmica Scarface (1983) dirigida por Brian De Palma, estelarizada por Al Pacino.

La llegada a la aduana del “patrón” mira a los chavalos que protagonizan a toda una generación aglutinada en la empresa de los que ni trabajan ni estudian, quienes se han autodenominado “somos de cuidado”, a las órdenes de nuestro jefe, esperando algún día convertirse en los capos del imperio de la mafia nini.

Y van en aumento…

El número de jóvenes que ni estudian ni trabajan entre los 15 y 29 años —conocidos como ninis— aumentó en el último año en la mayoría de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) debido a la crisis económica, ha detallado el organismo.

Hay 40 millones de ninis en los países de la OCDE y dos tercios de ellos no están buscando activamente un empleo, según el informe. Casi uno de cada 10 empleos de las personas menores de 30 años desapareció durante la crisis.

México ocupa el quinto lugar del listado: 22,1% de los jóvenes entre 15 y 29 años son ninis. El promedio de ninis en los países de la OCDE es de 14.6%.

En el país azteca, el 18.8% de ninis son inactivos (que no busca activamente un empleo). Además hay un 12% de pobreza juvenil, una cifra baja si se compara con el porcentaje de pobreza en los adultos mayores de 65, que llega al 25.6%.

El 53.5% de los ninis en México vive con sus padres; el 6.6% están satisfechos con la vida y hay una tasa de suicidio del 5.2%.

Chile ocupa el sexto lugar después de México con un 19% de ninis entre los jóvenes. En ese país hay un 14% de ninis inactivos y hay un 15.3% de pobreza juvenil, casi igual a la pobreza de los adultos mayores, según cifras de 2013 presentadas en el reporte actual.

El 60% de los ninis de Chile vive con sus padres, el 7.4% está satisfecho con la vida y existe una tasa de suicidio del 10.3%.

Otros países

Turquía (29.8%), Italia (26.9%), Grecia (24.7%), España (22.7%) y México (22.1%) son los países más afectados con esta problemática geopolítica social.

La información hace parte del informe “Panorama de la Sociedad 2016: Indicadores sociales de la OCDE”, publicado por el organismo.

Estonia, Hungría e Islandia ya recuperaron, o están recuperando, sus niveles de empleo juvenil precrisis, dice la OCDE.

“Cada vez se hace más difícil para los jóvenes con pocas competencias encontrar trabajo, y más difícil aún un empleo estable en el mundo laboral actual”, dijo Stefano Scarpetta, director de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE.

“A menos que se haga más para aumentar las oportunidades en educación y capacitación para todos, hay un riesgo creciente de tener una sociedad cada vez más dividida”.

Las mujeres son 1.4 veces más propensas a volverse ninis que los hombres, pues muchas de ellas están a cargo del cuidado de sus hijos y los altos costos de las guarderías se vuelven una barrera para encontrar empleo, dice el informe. Sin embargo, el último recurso en ellas, es el intercambio de servicios lascivos.

En Estados Unidos, Irlanda, Reino Unido y Nueva Zelandia los costos de cuidar a un niño para una madre o padre soltero pueden representar entre un tercio y la mitad de los ingresos netos.

En enero de 2016 el Banco Mundial reportó que en América Latina hay 20 millones de ninis y que la mayor cantidad de jóvenes en esta situación se encuentra en las áreas urbanas y provienen de hogares pobres o vulnerables.

Según el Banco Mundial uno de cada cinco jóvenes de la región pertenece a este grupo demográfico.

La mayoría total de los ninis se encuentra en Brasil, Colombia y México, donde el problema se ve agravado por la presencia extendida del crimen organizado, corroboró esa institución conforme a la investigación de este reportero.

Be the first to comment on "Los capos del imperio de la mafia nini"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*