ACENTO: ¿Por qué no lo nokeó Hillary?

Por: Salvador Flores Llamas

 

¿Por qué no nokeó Hillary Clinton a Donald Trump en el debate del domingo 9 de octubre? Falta el debate  del día 19, y la distancia que le sacó, según la mayoría de las encuestas, la ubica como segura triunfadora el 8 de noviembre y sucesora del presidente Barack Obama.

Esta vez los ataques estuvieron más duros, Trump le sacó a Hillary que pagó 26 de millones de dólares por discursos que dijo como secretaria de Estado ante banqueros de Wall Street en que apoyó el “comercio abierto y las fronteras abiertas”, y le remachó ser partidaria de que los empleos huyan de Estados Unidos para apoyar empresas de otros países.

hilaryElla citó el video que reveló el “Washington Post” el viernes pasado en que Trump dijo que por ser famoso las mujeres lo dejaban tocarles la vagina y que correteó a una como a una perra. Eso le mereció calificativos de misógino, sexista y asqueroso.

Eso caló muy duro a los conservadores estadounidenses: desde la esposa Melaina de Trump y su candidato a vicepresidente Mike Pence (quien hizo muy buen papel en el debate con su homólogo demócrata Time Kaine) que dijo que el comentario ofendió a su esposa, madre e hijas.

Con eso creció más el repudio de los republicanos a Trump, como el líder republicano de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, 6 ex gobernadores, 40 congresistas, que temen perder la mayoría en esa cámara y numerosos escaños en el Senado.

Y se le reviró su ataque a ella sobre que, al llegar a presidente, nombraría un fiscal especial para indagar los 23 mil e-mails que Hillary mandó borrar como secretaria de Estado, la mandaría a la cárcel y lo recalcó.

A Tromp le pesa mucho la losa que le echaron Hillary y el presidente Obama, al afirmar que no está capacitado para ser presidente y Jefe de las Fuerzas Armadas de su país, aún el más poderoso de la Tierra,

Las encuestas andan 63 puntos para Hillary por 34 para Trump, y recordemos que en Estados Unidos el voto directo sólo cuenta para que cada estado designe sus votos electorales, que son los que contarán para designar al inquilino de la Casa Blanca, y en estos sondeos Clinton lleva ventaja abrumadora.

No se ve, pues, peligro de que el enemigo de México, de las minorías étnicas, las mujeres, migrantes y de medio mundo llegue a presidente, sólo por un imprevisto de aquí al supermartes del 8 de noviembre, lo que es posible, pero improbable.

(Con la venia de los lectores que la conozcan, narraré una anécdota que viene algo a cuento y me la comunicó el exsecretario particular del presidente Adolfo López Mateos (ALM), Humberto Romero Pérez, mi paisano, pues ambos nacimos en La Piedad, Michoacán):

A mediados de 1960, el embajador de EU Robert C. Hill un mediodía llegó presuroso al Palacio Nacional (donde despachaba el Presidente) a solicitar audiencia con López Mateos.

Extrañó a Humberto que no la hubiera pedido con antelación, como hacía siempre, y transmitió la solicitud a ALM, quien con olfato político le indicó decir al diplomático que lo recibiría con mucho gusto en cuanto  despachara unos asuntos urgentes que atendía en ese momento, aunque no había tales.

Tras la visita rápida del diplomático, ALM ordenó a Humberto anunciar mediante un boletín que el presidente Eisenhower lo invitó a visitarlo en 3 semanas. Hill le había expuesto que a Ike le urgía platicar con él sobre asuntos graves y pedía que fuera en 15 días; pero ALM apuntó que en 3 semanas, porque antes debía resolver cosas apremiantes.

El Presidente instruyó a Humberto promover protestas contra la entrevista ante la Embajada de EU, que tuvieran gran eco en los periódicos, radio y Tv.

Romero pidió a Luis Martínez, el Palillo de la porra de UNAM, reclutar buen contingente ante la Embajada, junto con grupos obreros que enviaría Fidel Velázquez, para la tarde del día siguiente.

La policía fue instruida, a su vez, para hacer como que trataba de disolver a cachiporrazos el mitin y que hiciera sangrar unos rastros de manifestantes, sin que se le pasara la mano.

Esa noche los noticieros de Tv plasmaron las imágenes, y al otro día las primeras planas de los periódicos mostraban grandes fotos y encabezados:  “Sangrienta protesta contra la visita de ALM a Ike” y cosas por el estilo, con abundantes comentarios al canto.

Humberto logró que José Pagés Llergo, director de la revista “Siempre”,  a la sazón  la voz más calificada de la izquierda, lanzara un editorial titulado: “¿Va ALM a EU a entregar más a México”?, y el Presidente le ordenó preparar una carpeta con ese bagaje informativo para su visita a Eisenhower.

Ya en Palms Spring, donde entonces vacacionaba Ike, el héroe de la II Guerra Mundial, dijo a ALM que le preocupaban mucho los ataques demócratas en la campaña presidencial, por tantos “espaldas mojadas” que se iban a EU, pues podrían inclinar la balanza en favor de Kennedy contra el republicano Nixon, su vicepresidente.

ALM preguntó qué sugería; Ike le urgió con insistencia y casi  exigió militarizar la frontera para frenar el ingreso masivo  de los inmigrantes ilegales.

En verdad estaba muy preocupado y presionado.

“Adolfo el joven” (el grande fue D. Adolfo Ruiz Cortines, su antecesor) salió, pidió a Romero la carpeta con los recortes periodísticos cruentos; los mostró y explicó a Ike  que eso ocurrió al sólo anunciar su visita a EU; por lo que  provocaría protestas en toda la república y la incendiaría si militarizaba la frontera.

Eisenhower frunció el ceño y preguntó a ALM ¿qué proponía?

“Señor  Presidente, esperar unos 6 meses para que se enfríe el horno”.

El inquilino de la Casa Blanca accedió…

A los 6 meses ya lo había sucedido el demócrata John F. Kennedy, quien derrotó al republicano Richard M. Nixon.

Qué feeling y qué lección para nuestros diplomáticos de hoy, y no digamos para quienes osaron invitar a México a Trump.

—– 0 ——

¿Por qué Hillary lo dejó vivo y no lo remató, si los republicanos ponen más distancia de él? La respuesta es clara: para dejarlo ahogarse con su lengua y desplantes, y evitar sea sustituido por un republicano auténtico, como Mike Pence, candidato a vicepresidente, a quien muchos de sus partidarios le exigen tome la estafeta (lo que parece imposible legalmente), pues cerrarían filas en torno suyo.

llamascalla@hoymail.com/ @chavafloresll/ www.almomento.mx

Be the first to comment on "ACENTO: ¿Por qué no lo nokeó Hillary?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*