LÍDERES POLÍTICOS/ *Recortes al gasto podrían afectar proyecto de ZEE *Próximo Gobierno federal deberá darle seguimiento

Por: Jesús Belmont Vázquez

 

Estrategia conjunta

Actualmente existen cuatro mil 300 Zonas Económicas Especiales a nivel mundial; sin embargo, los datos estadísticos refieren que más del 50 por ciento han fracasado, ya sea por razones económicas, sociales, o incluso de carácter político.

Los economistas coinciden en que el secreto de su éxito está en centrar los esfuerzos en una sola estrategia, es decir, un trabajo bien estructurado de las autoridades gubernamentales para generar incentivos fiscales, crear infraestructura económica para los inversionistas y sus empresas, así como servicios sociales y urbanos para la población.

Con el proyecto de las ZEE el gobierno de Peña Nieto le apostó a cerrar la brecha entre el sur y el norte a través de las tres zonas que se ubicarán en Puerto Chiapas; los alrededores de Lázaro Cárdenas, en los límites entre Michoacán y Guerrero, y en el corredor Transístmico entre Minatitlán y Salina Cruz.

Las ZEE plantean la creación de un régimen aduanero especial y un esquema de desregulación muy agresivo, al igual que contempla inversiones especiales en educación y capacitación.

Para su creación e impulso, el Gobierno Federal implementa beneficios fiscales directos a la inversión y al empleo; también compromete la construcción de infraestructura para garantizar el abasto energético y la conectividad de la región.

El proyecto es muy ambicioso e implica una coordinación bastante compleja entre varias dependencias gubernamentales.

Las ZEE representan un proyecto de largo plazo, donde la administración peñista puso los cimientos y los futuros gobiernos deberán continuar el esfuerzo por lo menos  durante 10 o 15 años.

El riesgo es si el próximo Gobierno Federal, sea de extracción priista, panista o de cualquier otra corriente política, le dará continuidad al ambicioso proyecto.

La sucesión presidencial está a escasos dos años y en el entorno político prevalece la incertidumbre sobre qué partido o cuál aspirante podría llegar a Los Pinos; el escepticismo envuelve no solamente al proyecto de las Zonas Económicas Especiales, sino a otros tantos programas de gobierno que se han anunciado con  bombo y platillo.

Otro tropiezo podría ser que las regiones escogidas para tal proyecto resulten poco atractivas para los grandes inversionistas, pronóstico que no vemos nada aventurado si tomamos en cuenta los factores económicos adversos que predominan en el ámbito internacional.

Pero no solamente en el contexto mundial hay un turbio panorama económico, a nivel nacional hay señales de preocupación por el recorte presupuestal para el 2017 de alrededor de 240 mil millones de pesos, afectando proyectos y programas de inversión pública en infraestructura de gran calado.

En este escenario, resulta fundamental la respuesta del sector privado para cumplir con las metas en materia de inversión y empleo que proponen las Zonas Económicas Especiales.

Sin embargo, habrá que atacar otro problema que se ha convertido en un  cáncer social y que ha ahuyentado a muchas empresas e inversionistas: el crimen organizado que se dedica a la extorsión, secuestro y el cobro del “derecho de piso”, lo mismo a pequeños comercios que a grandes consorcios empresariales.

Varios son los factores que se deben atacar de manera paralela para lograr el éxito de las Zonas Económicas Especiales.

Pero siendo optimistas compartimos la idea de que para ir cerrando la enorme brecha entre el norte y el sur del país, es primordial el desarrollo paralelo y simultáneo de las regiones que rodean las ZEE planteadas en el proyecto del gobierno de Peña Nieto.

Primero lo planteó el gobernador chiapaneco, Manuel Velasco Coello, cuando en marzo pasado dijo que es necesario ampliar la ZEE más allá de Puerto Chiapas, para que los beneficios económicos lleguen al centro de la entidad.

Poco después, a mediados de septiembre, el senador Roberto Albores Gleason, presentó una propuesta para que la Zona Económica Especial anunciada para Chiapas incluya, además de Tapachula, secciones en los municipios de Ocozocoautla, Chiapa de Corzo, Comitán y San Cristóbal de las Casas.

Sin embargo, muchas preguntas flotan en el aire acerca de las ZEE, pues se trata de un ambicioso proyecto que requiere de una cuantiosa inversión pública y en el que México desafortunadamente carece de experiencia alguna. Veremos.

Jesus.belmontt@gmail.com

Be the first to comment on "LÍDERES POLÍTICOS/ *Recortes al gasto podrían afectar proyecto de ZEE *Próximo Gobierno federal deberá darle seguimiento"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*