Ayer me contaron… / La cuesta de enero

Por: Martín Omar Aguilar

Luego que todos los mexicanos despertamos en el 2017 con el gasolinazo del 20 por ciento de aumento, la pesadilla siguió con el aumento al gas LP, donde el Gobierno Federal liberó el precio del gas licuado, por lo que cada compañía gasera podrá poner su propio precio y por si esto fuera poco, también la Comisión Federal de Electricidad anunció un incremento a la luz por un 3.7 por ciento.

Obviamente esto ha causado molestias en la población, por lo que la mayoría además de tomar varias gasolineras y bloquear varias carreteras del país, ha hecho que el descontento social aumente e igualmente que la ordeña ilegal de combustible se incremente y si Pemex antes perdía millones de pesos, con esto perderá más.

Algunos analistas se preguntan, si de por si la impopularidad del presidente Enrique Peña Nieto estaba por los suelos, con esto se irá a pique, siendo que la mayoría que votarían por él se han sentido decepcionados y traicionados parecería que al PRI lo quiere hundir más de lo que ya está.

Pese a que también el líder nacional del tricolor, Enrique Ochoa Reza justificó el aumento, la inconformidad contra este individuo ha crecido más en las redes sociales, donde lo tachan de ratero y vividor. Recordemos que Ochoa Reza recibió un millón 600 mil pesos de liquidación tras renunciar a la Comisión Federal de Electricidad por dos años que estuvo al frente de la paraestatal.

Nadie sabe por qué la Secretaria de Hacienda, a cargo de José Antonio Meade permitió la liberación de los combustibles, siendo la situación crítica del país en materia económica y a unos días de que Donald Trump tome posesión como presidente de los Estados Unidos, dos empresas grandes de ese país ya cancelaron una fuerte inversión en México.

Se trata del fabricante de ventiladores y aires acondicionados, Carrier y la empresa automotriz Ford, que canceló la construcción de una planta automotriz en San Luis Potosí por más de mil 600 millones de dólares, donde se crearían más de mil empleos en el estado, por las amenazas de Trump con la aplicación de aranceles fuertes en caso de invertir en México.

A la otra empresa automotriz que amenazó Trump con aplicar impuestos fuertes por la importación de vehículos hacia Estados Unidos es General Motors, por lo que dicha empresa le contestó al magnate precisando que los 190.000 modelos del sedán que vendieron el año pasado en los concesionarios del país se ensamblaron en la planta que opera en Lordstown (Ohio) y los que se producen en México son modelos con portón trasero que están destinados al mercado global, aunque algunos de estos utilitarios se venden en un “pequeño número” en EE UU, unas 4.500 unidades.

Y la pesadilla continúa, ya que el dólar se cotizó en ventanillas de bancos y casas de cambio hasta en 21.14 que es un máximo histórico, siendo que desde que entró Peña el peso se encontraba en 12.70, por lo que muchos auguran que este año será muy difícil para todos los mexicanos, además que se augura que Peña no terminará su gestión, veremos en que termina este mal sueño…

Be the first to comment on "Ayer me contaron… / La cuesta de enero"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*