OTRAS INQUISICIONES: Triángulo Rojo

Pablo Cabañas Díaz

El número de tomas clandestinas detectadas por Petróleos Mexicanos(Pemex) tuvo un incremento de 84.92% en el primer cuatrimestre de este año, respecto al mismo período del año pasado, ya que de enero a abril de 2016 se registraron mil 871, mientras que en el mismo lapso de 2017 se contabilizaron tres mil 460. Esta situación se disparó debido al incremento del precio a la gasolina en enero de este año (conocido como el gasolinazo), por lo que un grupo mayor de consumidores optó por acudir al mercado negro, potenciando las actividades delictivas de los llamados huachicoleros.

 

El robo de combustible a Pemex desde 2010, a través de tomas clandestinas, ha crecido de la mano del aumento del precio internacional del crudo. Puebla es el estado más afectado por  pandillas que han cooptado localidades y  en donde el gobierno intenta disuadir con operativos en los que participan militares y la policías estatales y federales.

 

En esa entidad el tres  de mayo se registró una confrontación entre militares y presuntos ladrones de gasolina que dejó un saldo de 10 muertos, cuatro de ellos soldados. El 80 por ciento de la población del Triángulo Rojo vive en la pobreza, situación que en conjunto con el crimen organizado ha disparado el robo de combustible, detalló en un análisis el investigador Froilán Enciso para el International Crisis Group.

 

En su texto “México y la guerra sin nombre”, se plantea que el robo de combustible es parte del modelo de diversificación criminal atribuible a Los Zetas y desde hace 20 años se tiene registro de esta actividad en las comunidades más pobres del país, entre ellas las del Triángulo Rojo de Puebla. Enciso subraya que sin el apoyo técnico de empleados de Pemex los huachicoleros no habrían iniciado el negocio que representa 600 millones de galones de combustible robado al año y una pérdida de cientos de millones de dólares.

 

El huachicol se propagó a la llamada región del Triángulo Rojo que en 2014 era conformada por los municipios de Palmar de Bravo, Quecholac, Tepeaca, Tecamachalco y Acatzingo. Ahora se ha convertido en la Franja del Huachicol a la que se han sumado los municipios por donde pasan los ductos de Pemex y donde operan bandas del robo de combustible: Esperanza, Amozoc, Tecamachalco, Los Reyes de Juárez, Cuapiaxtla de Madero, Ciudad Serdán, San Salvador Huixcolotla, Atzizintla, Felipe Ángeles.

 

En el Triángulo Rojo, 80 por ciento de la población vive en la pobreza, y el aumento del precio de la gasolina —en hasta más de 20 por ciento este año— ha provocado una ola de protesta social en todo el país. Además, sin el conocimiento y el apoyo técnico de los funcionarios de Pemex y la complicidad de las autoridades encargadas de perseguir este delito sería imposible montar una toma clandestina para el robo de gasolina”, señala el investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

 

Durante el sexenio de Mario Marín (2005-2011) el robo de hidrocarburo se concentraba en el municipio de San Martín Texmelucan. Esta situación provocó una fuerte explosión el 19 de diciembre de 2010 en la que 29 personas murieron y 52 resultaron heridos. Municipios de Puebla en donde la ausencia de la autoridad es un hecho inob

Be the first to comment on "OTRAS INQUISICIONES: Triángulo Rojo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*