López Obrador y el narco desde hace 3 lustros

***AMLO, PRD, Abarca…y el Cártel Guerreros Unidos

***AMLO, MORENA, Salgado…y el Cártel de Tláhuac

***Encinas, Delfina, Godoy, Schmidth, Mazón, Mejía, Miranda

***Todos, de una u otra manera, relacionados con el narcotráfico

Por: José Sánchez López

Desde hace lo menos 15 años, ha sido todo un misterio el origen de los recursos con los que se ha mantenido Andrés Manuel López Obrador dentro de la política, sobre todo como “presidente legítimo” con todo y gabinete, y desde hace lo menos 11, una y otra vez el político tabasqueño y su gente han sido vinculados con personajes del narcotráfico; esa industria sin chimeneas generadora de cuantiosas e incomprobables fortunas.

Un puntual trabajo del columnista Ricardo Alemán, nos acerca un poco a la punta del iceberg del dos veces perdedor a la Presidencia de la República y de los hombres y mujeres que han conformado su equipo y que han estado demasiado cerca de personajes del hampa, como para negar su relación.

El hecho más reciente es el de Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”; quien, de acuerdo a la ficha delincuencial elaborada por la Secretaría de la Marina Armada, habría financiado la llegada del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) a Tláhuac y con ello, facilitado y fortalecido sus operaciones para crear el “Cártel de Tláhuac” y erigirse en jefe máximo, pero de ello nos ocuparemos líneas abajo.

Algunas de las primeras señales claras de la posible vinculación de la gente de López Obrador con el crimen organizado, se dio en 2006, cuando Marco Antonio Mejía López, alias “El Puma”; fungió como el coordinador de seguridad de su campaña.

López Obrador no resultó ganador pero aun así se erigió como “Presidente Legítimo” y creó su propio gabinete que mantuvo ¿o mantiene? con recursos inexplicables, en tanto que su ex jefe de

seguridad se fue a Quintana Roo, donde tres años después fue encarcelado por el asesinato del general Mauro Enrique Tello Quiñones.

El ex colaborador de Andrés Manuel, fue relacionado con el entonces grupo ejecutor del Cártel del Golfo: “Los Zetas” y encarcelado, pero fue liberado “por falta de pruebas” y como recompensa, fue nombrado director del penal de Cancún.

En ese cargo, dio la concesión de alimentos a Rafael Marín Mollinedo, a petición de Nicolás Mollinedo Bastar, “Nico”, que si bien era chofer de AMLO, en la nómina aparecía como subsecretario con un sueldo mensual de más de 60 mil pesos.

Ahora lo arropa Ricardo Monrreal Ávila en la delegación Cuauhtémoc, con un salario de más de 30 mil pesos.

Miguel Ángel Almaraz, como líder del PRD en Tamaulipas en el 2006, coordinó la campaña de AMLO en ese estado. En el 2009 fue relacionado con “Los Zetas” y encarcelado. Obtuvo su libertad en febrero de 2015.

En otro caso, Alfonso Miranda Gallegos, llegó al Congreso de Morelos con apoyo de AMLO y Martí Batres, luego de fungir como alcalde de Amacuzac.

Posteriormente se descubrió que el legislador era socio del grupo delictivo “Los Rojos”, toda vez que su sobrino, Santiago Mazari Miranda, “El Carrete”, prófugo en la actualidad, es el líder máximo de la organización delictiva.

En otro orden, al ser detenido Sergio Schmidt Sandoval, alias “La Pistola”; operador del Cártel Jalisco Nueva Generación, se conocieron en redes sociales fotografías del narco con AMLO, en el cierre de campaña al gobierno de Jalisco del candidato Enrique Alfaro Ramírez.

Alfaro Ramírez se hizo candidato independiente a la alcaldía de Guadalajara, pero de manera soterrada fue apoyado por López Obrador y ganó. Para corresponder, dio un lugar en su equipo a uno de los hijos de Schmidth.

Mientras no se conoció la verdadera actividad de “La Pistola”, López Obrador hablaba maravillas de Alfaro Ramírez, pero al surgir el escándalo despotricó en contra de su ex protegido, de quien dijo que había resultado igual que el PRI, el PAN o el PRD.

ENRIQUE ALFARO

En 2010, el entonces diputado federal del PRD Julio César Godoy Toscano, medio hermano del ex gobernador de Michoacán Leonel Godoy Rangel, fue escondido en la cajuela de un auto para que pudiera acceder a la Cámara de Diputados y rendir protesta como legislador.

Sus protectores fueron Alejandro Encinas Rodríguez, uno de los más cercanos hombres de López Obrador, actualmente senador, y los diputados Guadalupe Acosta Naranjo, Mary Telma Guajardo Villarreal y José Narro Céspedes, entre otros.

Como es de todos sabido, Godoy Toscano resultó pieza importante del grupo criminal “Los Caballeros Templarios” y uno de los principales operadores de su líder, Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, actualmente preso, mientras que Godoy Toscano continúa prófugo.

Otro caso más:

Ricardo Gallardo, alcalde de Soledad de Graciano, San Luis Potosí, estaba a punto de ser candidato de MORENA al gobierno estatal. El PRD lo denunció y la PGR lo detuvo por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

López Obrador, quien lo había apoyado abiertamente, guardó silencio ante la detención de quien era su candidato preferido en la entidad.

En el 2013, cuatro maestros de la CNTE fueron detenidos y encarcelados por el secuestro de varios niños oaxaqueños. Se comprobó que los “profesores” secuestraban para financiar al Ejército Popular Revolucionario.

Por órdenes de López Obrador, MORENA y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación llevaron a cabo manifestaciones y diversos movimientos de presión y los maestros-plagiarios terminaron siendo liberados.

amlo-en-oaxaca-morena

En Quintana Roo, López Obrador impulsó a Gregorio Sánchez Martínez, “Greg”, como alcalde de Cancún. Fue detenido por vínculos con los hermanos Beltrán Leyva y Los Zetas, se le sujetó a proceso, lo encarcelaron y luego de negociaciones políticas de AMLO fue puesto en libertad y ¡exonerado!

Y qué decir de la pareja de José Luis Abarca Velázquez y María de los Ángeles Pineda Villa, coautores de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

La candidatura de Abarca fue apoyada por López Obrador, luego de que sus “operadoras” Yeidckol Polevnsky y Delfina Gómez, fueron el enlace del entonces líder del PRD, para financiar la construcción de MORENA en Guerrero, tras haber pactado con Lázaro Mazón Alonso, ex presidente de Iguala y uno de los hombres más cercanos al entonces perredista, López Obrador.

El parentesco de María de los Ángeles Pineda Villa, con sus hermanos Marío, Alberto y Salomón, sicarios y narcotraficantes a las órdenes del Cártel de los Beltrán Leyva, era más que conocido y pese a ello, el respaldo de López Obrador a la pareja fue incondicional, con los funestos resultados de los estudiantes desaparecidos y toda la podredumbre que surgió a raíz de lo de Ayotzinapa, como la relación de la pareja con el grupo Guerreros Unidos.

Tras el enfrentamiento en el que la Marina y el Ejército abatieron al jefe del cártel de los Beltrán Leyva, en Nayarit, Juan Francisco Patrón Sánchez, el “H2′, López Obrador se apresuró a declarar que “habían sido masacrados jóvenes y niños”.

En el mes de junio de este año, fue difundido en redes sociales un audiovideo con una conversación entre uno de los hijos de López Obrador y Yeidckol Polevnsky, en el que hablaban de lavar dinero por instrucciones de su jefe.

En la llamada, se escucha a Andrés Manuel López Beltrán y a Yeidckol, secretaria general de MORENA, que acuerdan contratar una empresa para triangular y entregar recursos al partido a través de una tercera persona.

López Beltrán, segundo hijo de López Obrador, fue designado en 2016 como operador de MORENA en la Ciudad de México. Antes, cuando tenía 25 años de edad, fue exhibido por su ostentoso estilo de vida al ser captado en yates, discotecas de Nueva York y utilizando prendas de diseñador.

El último hecho en el que salió a relucir de nueva cuenta el nombre de López Obrador y su gente, fue sin duda lo del Cártel de Tláhuac, en el que la Marina relaciona directamente al delegado, Rigoberto Salgado Vázquez, con Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”; jefe del Cártel de Tláhuac, quien habría financiado a MORENA.

De hecho, trascendió que Rigoberto, jefe delegacional, es el jefe de “Los R”, cofradía integrada por sus hermanos Ricardo, Raúl y Rosendo, convirtiéndose de esa manera en el brazo político de “la mafia de Tláhuac”.

Cabe acotar que el operativo, a nivel federal, se llevó a cabo sin que fueran avisadas las autoridades delegacionales, ya que en anteriores ocasiones, cuando enteraron al delegado del movimiento en curso, misteriosamente “El Ojos” desaparecía de la escena días antes del operativo.

encinas

Luego del abatimiento de “El Ojos”, nuevamente el senador Encinas Rodríguez, salió a despotricar y exigió que Miguel Ángel Mancera Espinoza, jefe de gobierno de la Ciudad de México, explicara por qué la Marina intervino en Tláhuac, sin avisarles, e incluso comparó el operativo con la acción militar contra estudiantes en 1968.

Empero, todos en Tláhuac sabían que el Ojos mantenía el control del ambulantaje y de los mototaxis y que la droga se distribuía a través de ese sistema.

Desde hace más de un año, el portal www.letraroja.com dio a conocer la relación del “Ojos” con las autoridades delegacionales y la forma en que era solapado.

El 12 de septiembre de 2016 publicó una investigación periodística titulada: “El narco que buscan en Tláhuac, ¿trabaja para Morena?”.

Uno de los vecinos entrevistados, difundió letraroja, aseguró que “El Ojos” trabaja con los mototaxistas. El señor les da droga y ellos la distribuyen, tiene gente de la delegación que se dedica a eso y les dan protección, por eso nadie los quita aunque no estén regulados”.

Otro testimonio vecinal anónimo, señaló que “El Ojos” organizaba las ferias en Zapotitlán y que de ahí salía dinero para funcionarios de la delegación, por eso se convirtió en la mayor tapadera del narcotraficante”.

“El Ojos” fue abatido el pasado jueves 20, junto con siete personas más, justo en el lugar que letraroja había revelado desde hacía un año como una de sus guaridas.

Después de su abatimiento, se darían en el Distrito Federal hechos no vistos antes en la ciudad-capital, como narcobloqueos con la quema de unidades de transporte y manifestaciones de lugareños en apoyo al narcotraficante, con pancartas y cartulinas en las que señalaban: “el señor (Felipe de Jesús), no mata, no roba, no trafica, da trabajo y apoya a la gente”.

Situaciones similares que se han dado en diversos estados de la República, apoyando a grandes capos, como “El Chapo”; “El Señor de los Cielos” y otros.

Por lo que respecta a Rigoberto, ex perredista y cofundador de MORENA, actual delegado en Tláhuac, desde octubre de 2004 ha ocupado diversos cargos públicos en el Gobierno local.

Cuando era director de Seguridad Pública en esa misma delegación, el 23 de noviembre de 2004, ocurrió el linchamiento de tres elementos de la desaparecida Policía Federal Preventiva (PFP), que realizaban un operativo encubierto contra narcomenudistas.

El entonces jefe policíaco fue acusado de no hacer nada para evitar el linchamiento de los agentes de la Policía Federal Preventiva: Víctor Mireles Barrera, Cristóbal Bonilla y Édgar Moreno Nolasco, a los que, de manera infundada, los acusaron de secuestradores de niños para desviar la atención de las investigaciones en contra del narcomenudeo.

El único sobreviviente fue Edgar Moreno Nolasco, que acusó directamente a las autoridades delegacionales y capitalinas de omisión al no intervenir.

El jefe de gobierno era Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Seguridad Pública, Marcelo Ebrard Casaubón y Rigoberto Salgado, director de Seguridad Pública de Tláhuac. Todos ellos entonces perredistas y ninguno hizo nada para evitar el linchamiento.

Apenas en diciembre de 2016, dos jóvenes aparecieron ejecutados en calles de la delegación Tláhuac; tenían una cartulina con las siglas CT, o sea el Cártel de Tláhuac.

En enero, policías de Investigación se enfrentaron a tiros con una banda de narcomenudistas y secuestradores, quienes tenían en su poder a Berenice, una sobrina de “El Ojos”, a la que habían plagiado como medida de presión, dentro de la lucha por el control del territorio para la venta de drogas.

Ahora, con la muerte de “El Ojos”, quien queda al mando del Cártel de Tláhuac, según autoridades federales, es su viuda, de nombre María de Ángeles Ramírez Arvizu, curiosamente tocaya de la esposa de José Luis Abarca Velázquez, María de los Ángeles Pineda Villa, hermana de los sicarios de los Beltrán Leyva, de quien se dijo que realmente era la que mantenía el mando de Guerreros Unidos.

Asimismo, los famosos “R”, todos miembros de MORENA, guardan polémicas y controvertidas trayectorias:

Desde el 2004, los hermanos Salgado: Rigoberto, Raúl, Rosendo y Ricardo, controlan la delegación de Tláhuac. El primero es más conocido como “El Gallero”, por su afición a las peleas de gallos, los palenques, ferias, jaripeos, que como delegado.

3300c3501ff6ef214248baabc7e5e972

Enrique Medrano, empresario gasero, lo acusó, según averiguación previa FSP/BT1/2373/04-09, de haberlo amenazado de muerte, cuando era director de seguridad pública local, por no dejarse extorsionar. Su denuncia no prosperó y sí en cambio la entonces delegada de Tláhuac, Fátima Mena lo nombró su secretario particular, una manera de pagarle el haber coordinado su campaña como jefa delegacional.

Rigoberto también se vio inmiscuido en los videoescándalos del empresario Carlos Ahumada Kurtz, junto con René Juvenal Bejarano Martínez, cuando el argentino entregaba fajos de billetes para el PRD, entonces bajo el control de López Obrador.

Del PRD saltaron a MORENA y Tláhuac se convirtió en botín,

Raúl Salgado tuvo bajo su cargo la operación electoral de MORENA en algunos distritos mexiquenses, como Ixtapaluca y Ciudad Nezahualcóyotl, donde militantes del partido se quejaron de sus tratos con Antorcha Campesina.

Rosendo era presidente de MORENA en Durango, pero hace menos de un mes, la comisión nacional de Honor y Justicia le suspendió sus derechos partidistas y lo destituyó de su cargo por acusaciones de acoso sexual de una joven militante.

Ricardo, es señalado como el administrador de los servicios delegacionales, aun cuando no pertenece a la estructura formal, con el control de tianguistas, establecimientos comerciales, bicitaxis y mototaxis.

Pese a tales antecedentes, el jefe de gobierno, Mancera Espinoza, al ser cuestionado respecto a los hermanos Salgado, principalmente en cuanto a Rigoberto, descartó que haya una investigación en su contra.

Y a todo ello, para Rigoberto es una exageración decir que su delegación se haya convertido en el principal centro de narcomenudeo en la capital del país y en varios municipios mexiquenses, o que el grupo criminal (que sigue en la demarcación) sea el responsable de centenares de asesinatos –300, según autoridades federales–, y de por lo menos 67 desapariciones de mototaxistas que no aceptaron trabajar para ellos.

Afirma que él no sabía de la existencia de “El Ojos” y dice que el problema son los adictos, no los narcomenudistas, y remata al advertir que el combate al narcotráfico es tarea de las autoridades federales y de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México y no de él.

Con tales antecedentes de quienes han estado cerca de Andrés Manuel López Obrador desde hace décadas ¿aún quedan dudas de dónde ha

salido el dinero para sostener durante años al político tabasqueño en su permanente campaña por la Presidencia de la República?

Be the first to comment on "López Obrador y el narco desde hace 3 lustros"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*