ANÁLISIS A FONDO: Raúl Cervantes Andrade

Francisco Gómez Maza

Por fin se fue #FiscalCarnal o #LordFerrari

Es la mugre de la uña de Enrique Peña Nieto

 

Fue el procurador más cuestionado por tirios y troyanos por sólo ser el amigo de Peña Nieto, y se decía que iba a ser nombrado fiscal general por el Senado, precisamente para que le sirviera de tapadera a cualquier presunto latrocinio o malversación, cometidos por el mandatario saliente.
En la cámara de diputados sólo César Cámacho Quiroz, coordinador de los diputados del PRI, lo defendía, como que Cervantes Andrade era priista desde que empezó a tener uso de desrazón. En el Senado lo defendían el PRI, partido del que es correligionario, y sus satélites. Y por supuesto, Peña Nieto no daba su brazo a torcer. A toda costa lo quería como fiscal general, la nueva figura que sustituirá al Procurador General de la República, pero que será, supuestamente, autónomo y no dependerá del poder ejecutivo.
Según los registros de la internet, el ahora ex procurador general de la república es un abogado, empresario y político, socio fundador y director del despacho CEA-Abogados.​ Pero sobre todo, es la mugre de la uña de Peña Nieto o al revés. No podía haber otro que mejor solapara al futuro ex presidente, a quien sus enemigos le están preparando acusaciones de corrupción a lo bestia, empezando por sus sospechosas relaciones con los más potentados proveedores del gobierno federal. La casa blanca, de ochentaytantos millones de pesos, resultaría peccata minuta.
El ahora ex procurador se suponía, pues, la protección de la impunidad de su Jefe, desde la nueva Fiscalía. Una pretensión anulada al renunciar como procurador. La renuncia a la PGR la anunció en su cuenta de Twitter Raúl Cervantes Andrade. Y dice: “A efecto de no detener más las urgentes leyes que México necesita, he decidido enviar a @EPN y Senado mi renuncia irrevocable a @PGR_mx”, a las 10:34 horas del Centro de este lunes 16 de octubre.”
Al iniciar su gestión como procurador general de la república, se le denunció de encubrimiento, en relación con las denuncias por corrupción, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y desvío de recursos públicos a empresas privadas, que pesan sobre el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez (2010-2016), realizadas por el abogado y activista social Jaime García Chávez.
El 17 de marzo de 2017, a pesar de la documentación entregada a la Procuraduría General de la República (PGR) y el registro de un expediente con pruebas que acreditan las acusaciones contra Duarte Jáquez, Herrera Corral y Hermosillo Arteaga, Cervantes Andrade negó su existencia sin considerar que los acusadores poseían el número de expediente, AP/PGR/UEAF/001/2014-09, existente en la delegación de la PGR Chihuahua, desde el 23 de septiembre de 2014 y aval de la existencia de las denuncias contra Duarte y sus colaboradores.
En septiembre de 2017, se reveló que, supuestamente para evadir el impuesto de tenencia de automóviles del Distrito Federal, Cervantes Andrade registró a su nombre un Ferrari 458 Italia en una vivienda deshabitada a las afueras de Cuernavaca. El Registro Público Vehicular indica que fue inscrito el 14 de septiembre de 2012, 13 días después de que se convirtiera en Senador por el PRI.
Sin embargo, en su cuenta de Twitter se muestra como víctima de encontronazos políticos por la creación de la Fiscalía, en lugar de la Procuraduría, y la elección legislativa del nuevo fiscal por 9 años que pretendía obtener, en donde la oposición partidista supone que protegería el visible enriquecimiento de su protector, Enrique Peña Nieto, y la actricilla exclusiva de Televisa.
La revista Proceso publicó que, luego de la andanada de críticas y mensajes que generó el hashtag #Ferrari, el procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade, se apresuró a aclarar que el registro de su Ferrari 458 en un domicilio de interés social localizado en Xochitepec, Morelos, se debió a un “error administrativo” por parte de la empresa que le vendió el automóvil.
Cristina Rocha Cito, representante legal de Cervantes, envió una carta al diario Reforma en la que negó ilegalidades o intentos de obtener un beneficio fiscal por parte del funcionario federal, también señalado como #FiscalCarnal y luego como #LordFerrari. El Ferrari 458 Coupé de ocho cilindros –con valor de aproximadamente cuatro millones de pesos– fue comprado por Cervantes Andrade en 2011, cuando el actual procurador no ocupaba ningún cargo en el gobierno federal, sino que ejercía su práctica profesional en el despacho CEA-Abogados S.C. “El coche fue pagado con recursos del Dr. Cervantes Andrade”, apunta la representante legal del exdiputado y exsenador priista.
Este lunes 16 de octubre, la oficina dedicada a distribuir los boletines de prensa del gobierno federal – Notimex – sólo informo que Cervantes Andrade presentó su renuncia como titular de la Procuraduría General de la República (PGR) ante la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado.
En el marco de una reunión privada en la sede del Senado, Cervantes Andrade dio lectura a un documento dirigido a los legisladores, donde hace un recuento de su labor de casi un año al frente de la PGR, “una parte central del debate político y mediático, incluso con posiciones muy encontradas que se han dado en torno a la Fiscalía General de la Nación”, destacó Cervantes.
Indicó que esta Fiscalía autónoma fue pensada para que se dedique con eficacia e imparcialidad a la persecución de delitos y que, a la par, deje de ser la representante legal del Ejecutivo federal.
Cervantes Andrade también hizo un repaso sobre la puesta en marcha del nuevo Sistema Penal Acusatorio, así como de las reformas y avances en materia de derechos humanos.
En su discurso ante senadores de todos los partidos, Cervantes Andrade apuntó: “El Constituyente no se equivocó cuando decidió hace tres años crear una fiscalía autónoma”. Agregó que sólo así se podrá brindar a nuestro país justicia a una sociedad agraviada por denuncias que muchas veces no avanzan.
“En estos 12 meses no sólo hemos elaborado el nuevo modelo institucional para mejorar nuestra procuración de justicia. También hemos armado varias investigaciones y vinculado a proceso a funcionarios que se sentían intocables”, dijo Cervantes, quien aludió el caso de varios exgobernadores y alcaldes que pactaron con la delincuencia.
“Pero estos logros no son suficientes. No podemos ir más rápido, ser más eficientes sino hacemos ya la transición a un nuevo esquema institucional que asegure día a día mejores resultados en el combate a la delincuencia sin dejar atrás la impunidad”, apuntó.
En su renuncia, Cervantes dejó claro que no se trata de personas, sino de construir mejores instituciones y lamentó que algunos legisladores y políticos hayan utilizado su nombre y sus supuestas aspiraciones como una excusa para no avanzar en las reformas que permitan mejores herramientas para la procuración de justicia en el país. Cervantes Andrade nació en la Ciudad de México el 3 de junio de 1963 y sustituyó el 26 de octubre de 2016 en la Procuraduría General de la República a Arely Gómez González, hermana del vicepresidente de Noticieros Televisa, Leopoldo Gómez.

Be the first to comment on "ANÁLISIS A FONDO: Raúl Cervantes Andrade"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*