El que calla, otorga

Por: Martín Omar Aguilar

A más de tres meses del asesinato del presidente municipal Huitzilan de Serdán, Manuel Hernández Pasión, el gobernador de Puebla, José Antonio Gali Fayad, no podido capturar a los asesinos del munícipe, pese a que se tienen identificados, por lo que el Movimiento Antorchista de Puebla anunció que 40 mil de sus militantes protestarán en la capital poblana.

El crimen contra el líder antorchista fue cometido en las goteras de Zacapoaxtla, el día 10 de octubre del año pasado; y, de acuerdo con la Fiscalía General del Estado, los dos asesinos identificados son parientes cercanos del alcalde de Zacapoaxtla Guillermo Lobato Toral.

El 15 de enero, día del informe del Gobernador de Puebla, José Antonio Gali Fayad, 40 mil antorchistas poblanos marcharán para denunciar que no se han visto avances en las investigaciones sobre el crimen de nuestro de Hernández Pasión y porque la Fiscalía General del Estado no ha detenido a los autores materiales e intelectuales de este crimen político y que es un atentado a su organización popular”, dijo Homero Aguirre Enríquez, portavoz nacional de Antorcha.

Afirmó que, “el gobernador del estado no debe permitir que en su estado se cometan crímenes contra los líderes sociales y que los criminales queden impunes. Con la inacción en este homicidio, la administración envía un mensaje muy negativo a todos aquellos que, al amparo de la Constitución Mexicana, luchan por una vida mejor”, dijo el vocero nacional.

Aguirre Enríquez denunció que, desde los primeros días posteriores al homicidio, la Fiscalía General del Estado afirmó tener datos precisos sobre los asesinos materiales y, además, haber montado un operativo de vigilancia sobre ellos para que no escaparan.

A tres meses del asesinato y no hay un solo detenido, por eso, hay intereses muy poderosos tratando de proteger a los criminales directos y, sobre todo, a los autores intelectuales de este crimen”, sostuvo Aguirre Enríquez.

Desde el día 10 de octubre, el Movimiento Antorchista afirmó que el asesinato de Manuel Hernández Pasión fue un crimen político, orquestado por el cacicazgo de la Sierra Nororiental de Puebla. La prensa poblana ha ventilado que dos de los implicados directos en el crimen son familiares cercanos del alcalde de Zacapoaxtla, Guillermo Lobato Toral.

Añadió que no van a descansar hasta que Manuel Hernández Pasión reciba justicia, ya que la justicia que merece un excepcional líder indígena al que decenas de miles de mexicanos estimaban por su gran trabajo y abnegación en favor del pueblo humilde. Por eso, esta protesta durante el informe será la primera acción de un plan de lucha nacional para denunciar que en Puebla hay impunidad.

Si no hay respuestas concretas en este grave asunto, que lesionó a todo el antorchismo nacional, comenzaremos a realizar marchas diarias en la capital”, sostuvo por su parte el líder del Movimiento Antorchista en Puebla, Juan Manuel Celis Aguirre.

Luego que un juez dejó libre al actor de origen norteamericano, Axel Arenas por ser exonerado del asesinato de la argentina, Karen Ailen de 23 años de edad, que de acuerdo a empleados del hotel, habían asegurado que era el mismo actor el que llego con la modelo y aunque traía puesto un casco y con la matrícula de su motocicleta fue arrestado la semana pasada.

Tras diez horas de audiencia, los abogados del actor, comprobaron que el día del asesinato de la modelo, él estaba fuera de México, para ser preciso en Medellín, Colombia, que de acuerdo a su pasaporte y con la confirmación del Instituto Nacional de Migración, estuvo ausente del país por esos días, que junto con su novia, viajaron los dos días a Sudamérica.

Por lo que al procurador capitalino, Edmundo Garrido, no tuvo más remedio que aceptar que los elementos de la Policía de Investigación, conocidos como los PDI cometieron errores al hacer al hacer la indagatoria, por lo que no siguieron los protocolos, como los marca el Nuevo Sistema Penal Acusatorio.

Y pese a que el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera estaba seguro que funcionarios de la PGJ habían hecho un buen trabajo y que fue culpa del juez, quien dejo libre al actor, después se enteró, que no fue así el asunto y también tuvo que reconocer que realmente se cometieron errores garrafales, por lo que le llamó la atención a Garrido para que no se cometan errores de ese tipo y más cuando se trata de enviar a inocentes a la cárcel.

Por lo que, el procurador capitalino tuvo que recibir al actor en sus oficinas para ofrecerle una disculpa y Arenas está viendo si contrademanda a la dependencia por daño moral para recibir una compensación, mientras tanto Garrido tuvo una fuerte discusión con el jefe de la policía, Raúl Peralta por el deficiente desempeño de sus elementos y probablemente le cueste su empleo, además del ridículo que hicieron pasar a toda la procuraduría capitalina.

Be the first to comment on "El que calla, otorga"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*