La preocupación de los banqueros

Hugo Rangel Vargas

En Acapulco se han reunido los integrantes de la Asociación de Bancos de México, el club de los potentados hombres de las finanzas en el país y a su encuentro han invitado a los cuasi candidatos presidenciales, en una pasarela que tiene como preludio un año de bonanza para las ganancias de la banca en el pais

En este entorno las preocupaciones de los financieros mexicanos no están en el entorno político. Ya lo ha dicho su presidente, Marcos Martínez; que la banca en el país trabajara con el gobierno que gane las elecciones independientemente de su filiación política o de su posición ideológica. Los pendientes de este sector de la economía se encuentran en el sostenimiento de un entorno regulatorio que les permite expoliar jugosas rentas en una economía que escasamente crece careciendo de apuntalamiento financiero.

Desde 2014, la Comisión Federal de Competencia Económica ha advertido que la banca mexicana no presta y esta aversión al riesgo esta derivada de un entorno poco competitivo del sector. Casi tres cuartas partes del mercado de servicios financieros en el país está concentrado en tres instituciones financieras.

Así, la banca mexicana incrementó en 2017 sus utilidades alcanzando una cifra sin precedentes de mas de 135 mil millones de pesos, lo cual significa un incremento de casi 29 por ciento en relación a 2016.

Detrás de estas exorbitantes ganancias se encuentra una diferencia de las tasas de interés que cobran los bancos la cual es superior en México con relación a la que se agencian estos organismos en otras economías del mundo en donde operan sus filiales. Por ejemplo, Santander ofrece una tasa de interés en sus tarjetas de crédito en el país, que superan casi en 100 por ciento a la que cobra en el Reino Unido.

Los banqueros se aglutinan en un puerto cuyo paraíso se asemeja al de las cuentas de sus estados financieros. La economía nacional esta estancada y sobre endeudada. Sus pérdidas, socializadas con el FOBAPROA, siguen comprometiendo el porvenir de las siguientes generaciones de mexicanos y la razón por la cual estas se dispersaron en la cuenta de la deuda pública, sigue siendo una sinrazón: el estimulo al crecimiento que traería el mayor crédito, no ha llegado.

La preocupación de quienes echan sobre sus hombros el crecimiento de la economía y el empleo, los pequeños empresarios, es la de expandir las fronteras de su trabajo con un sistema financiero que es un lastre de usura y anatocismo.

Esta también debería ser la prioridad de la agenda de los candidatos presidenciales, quienes buscaran granjearse el respaldo de los banqueros, quizá sin tocarles con el pétalo de una  intención regulatoria
Twitter: @hrangel_v

Be the first to comment on "La preocupación de los banqueros"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*