El pez por su boca muere

Por: Martín Omar Aguilar

Como ya habíamos mencionado en este espacio que el líder del Sindicato único de Trabajadores del Gobierno de la CDMX Juan Ayala Rivero, quien siempre aseguraba que era invencible y que nadie lo podía quitar de su puesto y que fue denunciado por algunos empleados por el maltrato que les había dado, además de que lo acusan por desviar 500 millones de pesos de 2014 a 2017 por medio de una triangulación, en complicidad con el ex jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera a quien admiraba mucho.

Ahora se cree que el líder sindical pedirá licencia en los próximos días, luego de una contundente derrota que le impidió, por segunda ocasión, convertirse en diputado a la Asamblea Legislativa, además de la división que existe dentro del sindicato capitalino., que de acuerdo con insistentes versiones, será sustituido por Hugo Alonso Ortiz, dirigente de la sección uno de Limpia y transportes.

Cercado por la irritación que su errática dirigencia ha dejado a lo largo de siete años ha provocado entre los trabajadores, pero en especial por la aventura en que embarcó al sindicato del Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX) en las pasadas elecciones presidenciales al volcar su apoyo en las candidaturas perdedoras de Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, Ayala Rivero optó por esconderse en estos últimos días, mientras sus allegados han hecho creer que se encuentra en Holanda, Panamá o en Nueva York.

Tal parece que la sustitución de Ayala Rivero por Alonso Ortiz como presidente interino sería una maniobra estratégica de Miguel Ángel Vásquez Reyes, jefe del gabinete de la Jefatura de Gobierno y quien desde la Subsecretaria de Capital Humano manejó caprichosamente plazas y miles de millones de pesos, que lo han puesto en la mira del próximo gobierno en la ciudad.

Como también lo habíamos mencionado, Vázquez Reyes había ideado una estrategia para apoyar a la candidata perredista, Alejandra Barrales, además de que desvío millones de pesos para la compra de votos, amenazó a trabajadores del gobierno capitalino para que asistieran a los mítines de la perredista durante el tiempo que duro la campaña, no importando la hora y el lugar en que deberían de asistir.

Sin dejar de mencionar que sería contar con mecanismos de protección ante los resultados que de una investigación sobre la forma en que manejó la subsecretaria y la Dirección General de Administración y Desarrollo de Personal, posiciones en las que implementó una política de corrupción y nepotismo.

Por medio de un comunicado enviado a los secretarios generales seccionales del SUTGCDMX, el viernes 27 de julio, para anunciar las cantidades que recibirán los trabajadores del Fondo de Ahorro Capitalizable (FONAC), planteó que ello fue posible “gracias al compromiso asumido por Mancera, por lo que se convirtió en un

severo crítico de la gestión de Andrés Manuel López Obrador al frente del gobierno de la ciudad, el Sindicato capitalino armó un frente contra Morena que lo tituló su nota más importante en un periódico capitalino.

Ante el escándalo de corrupción que se ha gestado adentro del sindicato por el desvío de recursos, los entonces ex cinco jefes delegacionales postulados por Morena que ganaron en el 2015 como fueron Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Xochimilco, Tláhuac y Tlalpan anunciaron que revisarían nóminas para evitar el lago de “aviadores” o “fantasmas”

No olvidemos que en las elecciones de 2015, Juan Ayala perdió en el distrito 15 como candidato del PRD a diputado local con el morenista, Felipe Félix de la Cruz Méndez y en las lecciones pasadas fue postulado por segunda ocasión por el PRD como candidato a diputado local y fue enviado al distrito I en Gustavo A. Madero –que estaba bajo control de Nora Arias, pareja del jefe delegacional saliente Víctor Hugo Lobo, pero volvió a perder y tras el viaje que realizó a Europa y ahora que regresó y que está en el ojo del huracán, por lo que su futuro es incierto.

Tras cumplirse un mes de las elecciones más competidas en México, donde Morena ganó con una amplia mayoría y que su fundador, Andrés Manuel López Obrador, quien también ganó la presidencia de la república ya empezó a generar polémica y no sólo por sus propuestas que desde la campaña había dicho, sino también a quienes conformarán su gabinete, como es el caso del ex priista, Manuel Bartlet que va como titular de la CFE y de Marcelo Ebrard para Relaciones Exteriores que ya habíamos hablado en este espacio.

También ha generado molestias en algunos sectores de la sociedad por sus propuestas como es de reducirles el sueldo a la mitad a los mandos medios y altos de la burocracia que integrarán el próximo gobierno y en otros sectores como es el caso de la Cámara de Diputados y senadores y en la Suprema Corte de Justicia, donde los magistrados, jueces y ministros de la Corte han pegado el grito de cielo, afirmando que sus sueldos son intocables y son distintas al ejecutivo.

Sin dejar de mencionar que desaparecerá el Estado Mayor Presidencial, quienes lo integran las fuerzas armadas para que regresen a sus cuarteles, al igual retirar a los militares de las calles para que dejen de hacer labores para combatir la inseguridad, ya que no son policías, además de reducirles su sueldo a los generales y comandantes, al igual también reducir el presupuesto al Ejército y a la Marina, por lo que la molestia ya se hizo patente entre integrantes de las fuerzas armadas.

Aunque AMLO ha dicho en reiteradas ocasiones que es abierto a las críticas entre los medios y la ciudadanía y que en su gobierno se respetará la libertad de expresión, no importando de quien provenga, por lo que siempre su gobierno será aliado de los medios y de aquellos que no estén de acuerdo con su forma de pensar para que hay más pluralidad.

Y a pesar de haber pasado un mes de las elecciones y cuatro meses para que tome posesión el próximo gobierno, tal parece que la tolerancia no será una virtud para AMLO, luego que se anunciara que el entonces Director Editorial de Milenio, Carlos Marín ya no lo será más, por presiones de la gente de AMLO, siendo que el periodista ha sido un detractor y un crítico duro del tabasqueño, Marín no esperaba que ganará las elecciones, por lo que ya no estará a cargo de la dirección editorial del periódico, pero seguirá con su programa y con su columna de Asalto a la Razón.

Aquí viene la pregunta acostumbrada, que pese a que no ha tomado posesión AMLO y ya cuando entré en funciones, la libertad de expresión será violentada a voluntad del nuevo gobierno, sólo porque algunos medios no estén de acuerdo en sus propuestas del tabasqueño o de su forma de pensar.

Otro caso fue el del ex director del diario 24 horas, Rubén Cortés Fernández, que tuvo que dejar la dirección de dicho periódico, también por presiones del nuevo gobierno, sólo porque no están de acuerdo en su forma de pensar y en lugar de Cortés Fernández entrará al quite el periodista,, Eduardo Salazar, quién ya tiene una amplia experiencia en el servicio público principalmente en Televisa, por lo que pasará cuando llegue el gobierno, aunque mucho se ha contado de que pese a que AMLO cuenta con una amplia mayoría en las cámaras, no tiene los votos suficientes por si quisiera hacer cambios en la Constitución, esto con el fin de que se quiera perpetuar en el poder.

E igualmente se ha manejado que México podría volverse otra Venezuela. AMLO lo ha desmentido rotundamente, pero con lo que pasa con la libertad de expresión pese a que no ha entrado en funciones el nuevo gobierno, como será cuando ya esté en vigor, verdaderamente AMLO será tolerante con las críticas de algunos medios y periodistas y con sus detractores, moneda está en el aire.

Be the first to comment on "El pez por su boca muere"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*