Cae más un hablador que un cojo

Por: Martín Omar Aguilar

Luego que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador donde su lema de campaña siempre fue la llamada austeridad republicana, donde decía que reduciría los sueldos de los mandos medios y altos a la mitad y los gastos de gobierno disminuirá hasta en un 50 por ciento siempre y cuando no afecte a los programas sociales y obras de beneficio social como la construcción de hospitales, escuelas, puentes, carreteras, entre otros.

Pero tal parece que algunos integrantes de Morena y más los que ganaron un puesto de elección popular, no han entendido lo que es austeridad y un ejemplo claro es la diputada federal electa, Dolores Padierna, luego que hace unos días la vieron asistir al súper en un auto de lujo, acompañado de su chofer de cabecera, donde todo el tiempo la acompañó, cargando la despensa, que a decir de algunos estuvo muy surtida y al pagar, resulto que al pagar, fueron más de ocho mil pesos en una tienda de nombre City Marquet, que solo aceptan miembros con una tarjeta que tiene un costo anual de 350 pesos.

La esposa del ex líder de la corriente perredista Izquierda Democrática Nacional, René Bejarano es de las que goza una vida de lujos, ya que además de hacer sus compras en tiendas departamentales de lujo, también gusta de pasearse en las mejores boutiques para armar su guardarropa, además de ir a comer a los mejores restaurantes y de asistir a los mejores eventos, sin importar lo que le cueste.

Otras morenista que ya dijo que está en contra de la austeridad y que no permitirá que le rebajen el sueldo a la mitad es la diputada local electa y próxima líder de la bancada morenista en el Congreso Local de la CDMX ( antes Asamblea Legislativa), Ernestina Godoy, señaló que tanto ella como sus compañeros de bancada, no se les rebajara su sueldo a la mitad como se ha dicho, además de que gozarán de ciertas prestaciones o como se dice privilegios sin que esto implique más gastos a al Congreso Local.

La jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum tampoco se queda atrás, ya que luego de anunciar de que algunas secretarias serían absorbidas por otras, como la secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo pasaría a manos de la Secretaria de Desarrollo Económico y la Secretaria de Ciencia y Tecnología será parte de la Secretario de Educación, tras una reunión que sostuvo con algunos litigantes de la Barra Nacional de Abogados, le recomendaron que no lo hiciera, ya que sus funciones son necesarias para el beneficio de la ciudadanía.

En el caso de la Agencia de Gestión Urbana (AGU) si pasará a formar parte de la Secretaria de Obras y Servicios Urbanos, sin que esto afecte las funciones de la AGU como es bacheo y desazolve y aunque esto no es definitivo, en los próximos días Sheinbaum recibirá un informe preliminar para tomar una decisión definitiva antes de tomar posesión el 5 de diciembre, por lo que la austeridad tampoco será tema en la agenda del próximo gobierno capitalino.

Y si a esto le añadimos, las transiciones que habrá en los algunas presidencias municipales, gubernaturas, diputaciones y demás puestos de elección popular, donde la mayoría los gano Morena, se prevé que los gastos lleguen hasta más de 50 millones de pesos, sin contar los viáticos, pasajes, comida y hospedaje que hicieron algunos representantes de los gobernantes y triunfadores de las elecciones pasadas.

Por lo mientras, el miércoles próximo AMLO recibirá la constancia de mayoría que lo acredita como el próximo presidente electo por parte del Tribunal Electoral Federal y con esto se da por concluido el proceso electoral 2017-2018 y hasta el primero de diciembre, ya veremos cómo será el proceso de transición, si austero o con muchos lujos o detalles.

Y luego que el Tribunal Federal Electoral (trife) rechazara el recuento de votos de casilla por casilla, como lo solicitaron los partidos que van a perder su registro como son; Nueva Alianza, Humanista y el Partido Encuentro Social (PES), ambos fueron en alianza con otros partidos, como en el caso de Nueva Alianza que fue con la coalición por México al Frente con el PRI y el Partido Verde y el PES con la coalición Juntos Hacemos Historia con el PT y Morena, que a pesar de que ganaron no alcanzaron los votos suficientes para llegar al 3 por ciento que necesitan para sobrevivir.

Para el todavía presidente del PES, Hugo Eric Flores, que a pesar del Trife rechazara el conteo de votos, ellos seguirán desde otras trincheras para apoyar al nuevo gobierno, que encabezará Andrés Manuel López Obrador a partir del primero de diciembre próximo y que no se requiere tener el partido para seguir la lucha de hacer la cuarta transportación como lo ha destacado el presidente electo.

Tal parece que para algunos dirigentes de partidos, el que continúen con su registro es para seguir recibiendo la lana que les da el Instituto Nacional Electoral (INE) cada año para que sobrevivan y más que un partido, siempre se ha convertido en un negocio propio para ellos, porque no tienen que invertir ningún centavo y desafortunadamente es el pueblo el que los sigue manteniendo a estos zánganos.

Aunque parecería que con la llamada austeridad republicana que quiere implantar AMLO con el recorte de sueldos para los mandos medios y altos en el gobierno federal, debería de empezar con recortar los recursos al INE para que solo haya tres partidos y no tanta chiquillada como se dice, porque es mucho el dinero que se desperdicia en los partidos que no aportan nada al país.

Por lo mientras, AMLO que se reunió el viernes pasado con el ex candidato del tricolor a la presidencia y su ex contendiente, José Antonio Meade por invitación del presidente electo a su casa de transición, se cree que esta administración será más priista que morenista, no olvidemos que el tabasqueño milito en ese partido durante su juventud y no olvida sus raíces priistas.

No olvidemos que hace días nombró como nuevo titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) al poblano y todavía senador, Manuel Bartlett, que en sus buenos tiempos también fue priista de hueso colorado, principalmente fue uno de los colaboradores más cercanos del ex presidente, Carlos Salinas de Gortari y que siempre se le ha satanizado con el fraude de 1988, cuando supuestamente le robó la elección al ex candidato, Cuauhtémoc Cárdenas.

Y si hacemos un recuento de los que conformarán el gabinete del presidente electo, algunos fueron priistas como es el ex jefe de gobierno de la CDMX, Marcelo Ebrard, quien será el nuevo titular de Relaciones Exteriores, el ex colaborador del ex candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio, Alfonso Durazo como el próximo titular de la Secretaría de Seguridad Pública cuando el senado y la cámara de diputados la hayan creado.

También está Octavio Romero como el próximo titular de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien fungió como Oficial Mayor en la administración AMLO como jefe de gobierno, a pesar que ha estado involucrado en varios escándalos de corrupción, igualmente está Esteban Moctezuma Barragán como el próximo secretario de Educación, ya que ha sido secretario de Gobernación y de Desarrollo Social en el sexenio de Ernesto Zedillo, por mencionar algunos, ya que la lista sigue, por lo que además de que el siguiente gobierno será más priista, que morenista y Morena es como la refundación del tricolor

Be the first to comment on "Cae más un hablador que un cojo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*