Sin Línea

***¿Dueños de la verdad o alcahuetes de la mafia del poder?

Por: José Sánchez López

QUIEN llevó al poder a ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR fue el Pueblo.

Más de 30 millones de mexicanos lo decidieron así con su voto, que contó lo mismo que cualquiera de los altos políticos, magnates o impolutos servidores públicos.

Hartos de la situación, los votantes confían en que el político tabasqueño cumpla sus promesas y cambie las cosas.

Pero no la tiene nada fácil LÓPEZ OBRADOR.

Para empezar, está el tema de la disminución de salarios a funcionarios públicos, entre los que figuran magistrados y ministros.

Todavía en la pasada reunión que sostuvo con los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Naciòn, les dijo que presentará una Ley Reglamentaria al artículo 127 Constitucional para que ningún funcionario público gané más que el presidemte y que habrá reformas a la Ley orgánica de la administración para reducir gastos corrientes, bajar sueldos a funcionarios públicos y reducir aparatos burocráticos.

“Voy a promover, repito, que ningún funcionario público gane más que el presidente, que se cumpla lo que establece la ley y primero lo decidirá el Poder Legislativo y habrá instancias para controversias, a lo que yo me voy a ajustar al procedimiento legal”, advirtió tajante a los señores de la toga y el birrete.

Sin ser claros, los ministros respondieron que en el presupuesto de 2019 de la SCJN habrá una reducción de gastos de más de 5 mil millones de pesos, pero no dijeron a qué o a quiénes van a reducir los ingresos.

Pero en fin, el presupuesto del 2018 para la Corte fue de 71 mil 366 millones 389 mil pesos, así que esos 5 mil millones, son como quitarle un pelo al gato, pero eso sí, afirmaron que seguirán operando eficaz y cabalmente, “como hasta ahora lo han hecho”.

Pese a lo que asegura el presidente electo, que como candidato a la Presidencia de la República calificó a los ministros como “alcahuetes de la mafia del poder que no han hecho nada por el pueblo”, OLGA MARÍA DEL CARMEN SÁNCHEZ CORDERO DÁVILA DE GARCÍA VILLEGAS (¡uuuuufffff!), su futura secretaria de Gobernaciòn y ministra en retiro, con una pensión de por vida de más

de 200 mil pesos mensuales, apoyos en gastos de alimentación, seguro de gastos médicos mayores y cinco empleados a su servicio que paga la misma Corte. saltó a la palestra de sus ex colegas y replico: “Los sueldos de jueces, ministros y magistrados están garantizados para no ser disminuidos desde la Constitución de 1857″.

La jurista, que en su nuevo encargo como secretaria de Estado está resignada a ganar menos que el presidente (sólo 100 mil pesillos al mes), no dejó pasar la oportunidad para ensalzar la postura de sus ex contlapaches al decir que “se someterán a la austeridad republicana”; en buen castellano que ya no van a ser tan gastalones sino ahorrativos, pero de bajarse el sueldo, ni hablar.

De reducir a la mitad el salario y prestaciones, tan sólo en los casos del ministro presidente de la Corte, LUIS MARÍA AGUILAR MORALES y el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, LORENZO CÓRDOVA VIANELLO, se ahorrarìan 4 millones 506 mil pesos anuales y si se considera que los once ministros y los once consejeros ganan lo mismo, el ahorro podría ser de casi 50 millones de pesos al año.

Por si o por no y por aquello de “no te entumas”, la Corte ya decidiò reservar su información, al menos en los próximos cinco años, sobre sus 11 ministros, respecto a viáticos, costo de vehículos, viajes, alimentación, etc.

“La divulgación de la referida información, representa un riesgo real, demostrable e identificable de perjuicio significativo, tanto a la Seguridad Nacional como al interés público”.

No “vaiga siendo”.

El artículo 127, al que LÓPEZ OBRADOR quiere hacer una Ley Reglamentaria, expone: “Ningún servidor público podrá recibir remuneración mayor a la establecida para el Jefe del Ejecutivo”.

El artículo 94 constitucional que enarbola la ex ministra, reza: “La remuneración que perciban por sus servicios los ministros, magistrados y jueces de Distrito y los consejeros de la Judicatura Federal, así como los magistrados Electorales, no podrá ser disminuida durante su encargo”.

¿A quién le va, al presidente electo o a la vicepresidenta que él mismo designó porque le tiene confianza ilimitada?***UN VERDADERO IMPARTIDOR DE JUSTICIA OYE CORTÉSMENTE, PONDERA PRUDENTEMENTE, RESPONDE SABIAMENTE Y DECIDE IMPARCIALMENTE.***AU REVOIR. joebotlle@gmail.com

Be the first to comment on "Sin Línea"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*