SENDERO POLÍTICO: El país del perdón

No cabe duda que en México habrá una serie de cambios luego que entre en funciones el nuevo Presidente Andrés Manuel López Obrador, pues desde su campaña perdonó a todos aquellos que causaron agravios,  y como ejemplo está Napoleón Gómez Urrutia, Elba Esther Gordillo Morales, Manuel Bartlett Días, entre otros.

Por cierto, el morenista Gómez Urrutia es presidente de comisión del Trabajo y Previsión Social en el Senado como una burla para los trabajadores mineros que defraudó y que antes regresarles el dinero prefirió autoexiliarse en Canadá, país que le dio la ciudadanía para evitar ser detenido e ir a la cárcel.

López Obrador lo consideró un perseguido político, lo perdonó y hasta lo hizo Senador. También se comenta que influyó para que fuera liberada la ex presidenta nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de le Educación Elba Esther Gordillo Morales quien ahora sin recato alguno quiere regresar a dirigir dicho gremio con la bendición del Presidente electo.

Pero bueno, con Andrés Manuel López Obrador viviremos en el país del perdón, de amor y paz, de una República amorosa, pero también de impunidad. Viviremos en el país de la maravillas donde no pasará nada porque será un México bendito donde habrá perdón y olvido, un país de impunidad. Al tiempo.

Ahora solo falta que los padres de los niños asaltantes llamados “Los Diablitos” le pidan a López Obrador que los perdone porque sus hijos son “traviesos” y éste se los otorgue y hasta les dé su bendición al cabo vivimos en el país del perdón.

Seguramente en este gobierno que está por terminar habrá uno que otro “pilluelo” pero sería absuelto con la célebre frase “perdón y olvido” del que será el nuevo Presidente mexicano y les dé hasta la absolución con eso de que se siente el todo poderoso, el “iluminado”, el nuevo “Mesías”.

¡Bendito país del perdón!

Y bueno, el dirigente “patito” del PRD en Michoacán, Antonio Soto Sánchez, partido que está en contra de todo y de nada, dijo que los programas sociales que promoverá la siguiente administración federal encabezada por Andrés Manuel López Obrador, no son suficientes para combatir la desigualdad social y contrarrestar la pobreza en que viven decenas de miles de familias, pues dimensionó la falta de una propuesta solida, por parte del presidente electo que detone el desarrollo económico del estado para asegurar la seguridad de sus habitantes, en la generación de empleos y la mejora de sus condiciones de vida.

Habrá que preguntarle qué ha hecho el gobernador perredista Silvano Aureoles Conejo para combatir la desigualdad social, pues la pobreza aumenta año con año y en cada informe de gobierno sigue haciendo cuentas alegres pero la realidad es otra, así que si critica que empiece por su casa.

Este personaje ha vivido siempre del erario público, en puestos claves en diversas administraciones estatales como siempre trata de adornarse porque su narcisismo y egolatría son su sello personal, dijo que parte de las propuestas que mencionó López Obrador en su reciente visita a Michoacán, han sido propuestas históricas en la lucha del PRD, impulsadas desde hace años en su agenda política.

Dichas propuestas que menciona Soto Sánchez nunca han sido aterrizadas por los gobiernos perredistas que ha tenido en Michoacán y antes de hablar debe hacerse un auto análisis pues él ha estado en cargos relevantes y ha tenido la oportunidad de ayudar a combatir ese rubro, sin embargo nunca lo ha hecho, pero bueno lo charlatán  y lo farsante nadie se lo puede quitar.

Árbol que nace torcido jamás se endereza.

Be the first to comment on "SENDERO POLÍTICO: El país del perdón"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*