Gregorio Ortega Molina

LA COSTUMBRE DEL PODER: Progreso y violencia

Gregorio Ortega Molina *Vivimos, sí, una época de progreso, pero éste es disruptivo. La primera de sus consecuencias es la creciente violencia, que se ha diversificado y especializado   Con mayor frecuencia escucho y leo que el mundo jamás ha progresado tanto como ahora, que la violencia es menor y menos cruenta que nunca. ¿Es un aserto válido, o es…

Leer más

LA COSTUMBRE DEL PODER: Narco guerra exige solución política

Gregorio Ortega Molina *El problema sustancial a resolver es la corrupción, que todo lo permea y todo pudre en México. El nuevo proyecto económico trajo de la mano la globalización del narcotráfico y todo lo modificó, empezando por el tejido social casi imposible de zurcir   Al plantear la aniquilación total de los barones de la droga y sus ejércitos…


LA COSTUMBRE DEL PODER: En Hacienda el señor del gran poder

Gregorio Ortega Molina *Lo que hoy adquieren comprando elecciones, durante muchos años lo hicieron con negociación y presión política. Buena cuenta de ello pueden dar Porfirio Muñoz Ledo, quien sentó en Tepic a Rogelio Flores Curiel, o Manuel Bartlett Díaz, con el macro robo electoral en Chihuahua   Hace años, al menos diez, he dado cuenta del corrimiento de los…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Todos pierden

 Gregorio Ortega Molina *Ninguno como precandidato tocó a fondo el problema fundamental de la ingobernabilidad; en corrupción quieren borrón y cuenta nueva con modificaciones legales, y se refugian en su especialidad: la manipulación política   Andar a la caza del poder no es un día de campo. Si salen a matar elefantes, un guía especializado se requiere, y diferente si…


La Costumbre del Poder: Norma laboral en TLC

 Gregorio Ortega Molina  *¿Son incapaces de comprender que esa pobreza económica, anímica y de formación para la vida, es la que enriquece las filas de sicarios, las aspiraciones a convertirse en narcotraficante, o convocar a la formación de grupos armados?   Negar los beneficios que el TLC ha dejado a México como país sería tonto, como también resulta estúpido ocultar…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Muñoz Ledo ingrato

 Gregorio Ortega Molina *Contribuyó a transformar el quehacer político de esta nación, creó instituciones, como palanca de Arquímedes modificó la relación entre los poderes Legislativo y Ejecutivo, pero continuó fiel a él mismo: es el centro, debe serlo, y manifiesta gratitud a su conveniencia   Procede mal Porfirio Muñoz Ledo al ser selectivo con su memoria, porque se daña a…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Linchamientos, ¿y la justicia?

 Gregorio Ortega Molina *¿A dónde nos conduce el vacío de poder en materia de procuración y administración de justicia? ¿A dónde la corrupción y la impunidad a las que, por lo pronto, la sociedad rechaza con el linchamiento en las redes sociales y en el escarnio verbal en fiestas y tertulias, pero todavía sin consecuencias?   El número de linchamientos…


LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Precandidatos sirven?

 Gregorio Ortega Molina *Es momento de que nos preguntemos si, como electores, seremos capaces de perdonarnos a nosotros mismos, en caso de no saber elegir al idóneo para que sea el líder de la reforma del Estado, o si carecemos de la fuerza moral suficiente para rechazarlos, si ninguno reúne la capacidad profesional y los requerimientos morales e intelectuales para…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Venta de la intimidad

 Gregorio Ortega Molina   *La intimidad siempre ha estado amenazada desde el poder. A espías y gobernantes les interesa saber lo que se hace y dice a sus espaldas, sobre todo cuando de líderes intelectuales, políticos, sociales y empresariales se trata. Quieren, necesitan saberlo todo, para conjurar cualquier amenaza   Me deja perplejo la nota informativa de El País, en ella…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Corral tuvo razón

 Gregorio Ortega Molina *No pudo darse el lujo de los oídos sordos al diálogo, escuchó, pero sobre todo mantuvo firme la obligación moral de llegar a la Ciudad de México a la cabeza de la marcha a la que él convocó   El gobernador de Chihuahua inició un camino sin regreso. Tuvo un primer tropiezo al acudir a la Ciudad…