Gregorio Ortega Molina

La Costumbre del Poder: Políticos, o solemnes o torvos

  Gregorio Ortega Molina ¿En qué momento, para su trato con la sociedad, los políticos solemnes, o torvos, decidieron cambiar la sonrisa por la jeta? ¿Hace cuánto desaparecieron de las primeras planas de los diarios las notas y reportajes de color? ¿Y de los noticieros de TV? ¿Saben, los hijos del nuevo siglo, lo que fue el <<color político>> en…


La Costumbre del Poder: Políticos, o solemnes o torvos

 Gregorio Ortega Molina    ¿En qué momento, para su trato con la sociedad, los políticos solemnes, o torvos, decidieron cambiar la sonrisa por la jeta? ¿Hace cuánto desaparecieron de las primeras planas de los diarios las notas y reportajes de color? ¿Y de los noticieros de TV? ¿Saben, los hijos del nuevo siglo, lo que fue el <<color político>> en el…


La Costumbre del Poder: Tache en Derechos Humanos

 Gregorio Ortega Molina   Muchos estudios afirman que autoridades gubernamentales y el crimen organizado asesinaron ilegalmente con absoluta impunidad; a menudo estas ejecuciones fueron cometidas con la colaboración de autoridades corruptas, tanto a nivel local como estatal” Si los integrante de los tres poderes todavía acarician la peregrina idea de que los problemas con la administración Trump quedan limitados a la…


La Costumbre del Poder: Torturar mujeres

Gregorio Ortega Molina   * Quienes las torturaron desempeñan funciones que serían bien vistas en un Estado policial o totalitario, pero que no caben en una democracia. ¿Lo somos? ¿O somos lo otro?   El verdugo es un funcionario del Estado. Recibe un salario y responde a una necesidad legal: cumplir con las sanciones impuestas por los jueces. El torturador vive…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Al INEGI como al IFE

 Gregorio Ortega Molina  * Todo parece indicar que en el actual gobierno están dispuestos a reingresar, alegremente, al mundo caótico de la postverdad Ciertas instituciones fundamentan su prestigio, poder e imagen en la credibilidad y comportamiento de sus miembros. El IFE fue un contrapoder electoral, de allí que decidieran reformarlo y convertirlo en lo que es hoy: el INE descafeinado, ajeno…


LA COSTUMBRE DEL PODER:Barbosa el traidor

 Gregorio Ortega Molina  10 de marzo 2017 – 00:12 CET * Su actitud aspiró a garantizarle la posibilidad de llenar la faltriquera para los años malos, porque gane o pierda AMLO con Morena, su recompensa será una palmadita en la espalda. A los traidores se les utiliza, pero no son premiados Miguel Barbosa se sirvió de su descuido, más bien de…


LA COSTUMBRE DEL PODER:Alfonso Romo y el verbito encarnado

 Gregorio Ortega Molina   * Es posible que mi apreciación sea errónea y deba comerme mis palabras, pero como dijo el señor Romo: <<no nos vamos a perseguir unos a otros>>, sobre todo si son los mismos El señor Alfonso Romo puede ser un empresario de éxito, pero de política y de los seres humanos conoce poco. Albert Camus escribió en sus…


LA COSTUMBRE DEL PODER: No se hagan bolas, debiera ser Cuauhtémoc

 Gregorio Ortega Molina   CET *La edad actual de Cuauhtémoc Cárdenas es importante. Lo coloca más allá de toda tentación personal, le confiere la experiencia necesaria para no creerse mesías, y el conocimiento suficiente de los hombres para reunir un gabinete de “salvación nacional”     Hay inquietud en la sociedad, parece desperezarse de su anomia, pero carece de voluntad para…


LA COSTUMBRE DEL PODER:¿Unidad sin reconciliación?

Gregorio Ortega Molina  7 de marzo 2017 – 00:12 CET Compartir en Facebook   Tweet en Twitter    *¿Cómo reclamar unidad y solidaridad en los gobernados, si se muestran incapaces de detener a los corruptos exgobernadores, mientras a otros los protegen y olvidan porque es de interés del gobierno, que no del Estado, que permanezcan impunes?     En todos…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Incitación verbal al genocidio

 Gregorio Ortega Molina   * El trabajo diplomático, la historia de “buena vecindad” de ambas naciones carece de importancia, porque lo que cuenta es la realidad que desde allá imponen, pero sobre todo el hecho de que abrieron, otra vez, la puerta a ese nefasto racismo que en Alemania se manifestó en la industrialización del cuerpo humano, y en Estados Unidos…