Gregorio Ortega Molina

LA COSTUMBRE DEL PODER: Política, crimen y fe

 Gregorio Ortega Molina   *Mal asunto dejar las decisiones de seguridad del Estado sujetas a las necesidades de la salvación del alma Me hice cruces desde diciembre de 2006 porque necesitaba saber por qué Felipe Calderón Hinojosa declaró, de manera unilateral, la guerra al narco. 11 años después, debido a una evocación fortuita de las advertencias de mi madre, a…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Presidencialismo y gobernabilidad

 Gregorio Ortega Molina *En 2012 apareció la propuesta de los gobiernos de coalición para garantizar gobernabilidad. En esa época era posible, los agravios no eran tan humillantes, la soberbia panista fue menor, aunque la corrupción, el encono y la confrontación, así como la impunidad, son equiparables, casi insuperables. Conducen al desencanto y a la calentura por cambiar las papeletas electorales…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Desafíos 2018: sociedad y cárceles

 Gregorio Ortega Molina * Acá, afuera y en libertad, también se es extorsionado, desaparecido, expoliado con el derecho de piso, secuestrado, torturado, vejado, violado, desamparado de la autoridad que debiera proteger Nunca como ahora resulta importante recuperar el trabajo periodístico de Julio Scherer García, sobre todo esas entrevistas en las que encuentra la pregunta adecuada, idónea para que el interrogado…


LA COSTUMBRE DEL PODER: De Díaz Serrano a Lozoya Austin

 Gregorio Ortega Molina *El ingeniero Díaz Serrano, hombre de empresa, pero también conocedor de las exigencias del Estado para preservarlo, intuyó de inmediato lo que se esperaba de él, guardó silencio, dejó que lo despojaran de su colección de pintura mexicana, y fue a dar con sus huesos a la cárcel Inmersos en el empecinado esfuerzo político y extralegal por…


LA COSTUMBRE DEL PODER: … el ojo ajeno de Meade

 Gregorio Ortega Molina   *Enrique de la Madrid dejó de razonar porque no sé de dónde sacó que justificar las decisiones presidenciales era el camino correcto al poder *José Antonio Meade, mensajero con las manos atadas, sólo verá la paja…   Los políticos de altos vuelos y legales aspiraciones presidenciales, en algún momento de su ascenso en busca de la…


LA COSTUMBRE DEL PODER: AMLO marca el paso, Woldenberg equivocado

 Gregorio Ortega Molina   *Imposible dar la cara por lo indefendible. Partidocracia es causa de crisis *MORENA con más imaginación que PRI y Frente, pero ninguno de los tres ofrece soluciones para restaurar la República     José Woldenberg, conocedor de los entresijos del comportamiento político de los mexicanos, perdió el norte, está equivocado. Sostiene -creo haber entendido lo por…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Otra vez

 Gregorio Ortega Molina *De no ser por Banorte y los mini bancos regionales, el sistema financiero mexicano estaría totalmente en manos extranjeras, lo que de inmediato limitaría la capacidad de ahorro y la posibilidad, pospuesta por la eternidad, de reactivar el mercado interno, que es la única manera de impulsar el crecimiento Es momento de solicitar a los especialistas en…


LA COSTUMBRE DEL PODER: Elecciones entre desaparecidos y muertos

 Gregorio Ortega Molina     *La fuerza dominante de nuestra sociedad es la estupidez organizada… una variante del fenómeno de la negación es la idea de que cambiar las palabras cambiará los hechos   ¿Quién recuerda hace cuánto tiempo y en qué condiciones ofreció Ernesto Zedillo la normalidad democrática? Lectores, observen con detenimiento a dónde nos llevan con su democracia….


LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿A quién las comisiones?

 Gregorio Ortega Molina   * Para depositar unos gramos de esperanza en la conciencia y voluntad de los electores que decidirán el futuro político de México en 2018, la Auditoría Superior de la Federación informa que detectó en Pemex que la empresa pudo haber efectuado pagos irregulares por mil 250 millones de pesos, en contratos suscritos entre 2013 y 2015…


LA COSTUMBRE DEL PODER: 51 mil millones

 Gregorio Ortega Molina  16 de noviembre de 2017 – 00:12 CE   *Los electores continúan sufragando por esta perniciosa partidocracia, pues los “clubes” políticos fueron diseñados para compartir el poder, de ninguna manera para competir por él y, así, servir a sus electores, no simular dar respuestas a las necesidades de un desarrollo sustentable   Dejemos la filiación partidista de lado,…